viernes, 10 de diciembre de 2010

Capitulo II - El despertar

 Anteriormente...
(si no conoces la historia de Bufón y Líder, puedes conocerla ahora, pulsa aquí)

Y no pudo creerlo…bufón!!... se dijo.

…Cuando de soslayo la vio alejándose, mezclándose entre la multitud, su ya sorprendida mirada seguía el aura de los colores que desprendía su perfume hipnotizante; supo entonces que debía llegar hasta ella para conseguir embriagarse con el delicioso y despiadado aroma que desprendía su corazón…”

Líder consiguió darle alcance, él le pregunto, bufón?
Sí, dijo ella susurrándole al oído, me llamo Tierra.


Capítulo II – El despertar.

Si Líder tenía  como “clave” bufón, para los nano-chips que tenía implantados, la palabra clave era “me llamo tierra”.


En ese mismo instante Líder experimentó un sinfín de nuevas sensaciones nunca conocidas. Su cuerpo paralizado reaccionaba de forma torpe al comenzar lo que fue un torbellino de recuerdos.

Los nano-chips cumplían la orden estipulada al recibir la clave “me llamo tierra” , ipso-facto estas se dirigieron al lóbulo frontal de su cerebro para encontrarse con las neuronas encargadas de almacenar los recuerdos, éstas se hallaban dormidas.

Cuando Líber contaba con la corta edad de 8 años, fue seleccionado entre varios candidatos por superar de forma extraordinaria las pruebas necesarias, para llevar a cabo lo que era sin duda, la mayor de las aventuras y hazañas que jamás se pudieran contar.

 
Se preparó una nave con toda la tecnología de la cual se disponía. La nave se encontraba equipada y perfectamente diseñada para poder vivir en ella durante más de 12 años.
A bordo, un ordenador, Pitágoras, rastreador, vigía, estratega, capaz de controlar el espacio a largas distancias. Pitágoras pilotaba la nave según sus cálculos y según las decisiones que éste tomara.

Justo antes de partir y de comenzar la gran misión, se le efectuaron unas micro descargas de “pulsar-luz" para que Líder no pudiera recordar de dónde era, nunca debía saberse, ni él mismo debía saber, que era nacido en “la Tierra”.

Se le adormecieron todos los recuerdos hasta ese mismo día y cuando despertó, se hallaba en la nave. Recordaba una vida, otra vida, unos padres, una familia, un planeta, un pasado, una historia que no era la suya, pero eso él no lo sabía.

Los años pasaron para Líder en la nave, pensando en su pasado, cómo sus padres malheridos dieron su vida por él... Recordaba la estación espacial Royal, anclada frente a un planeta llamado Karbonn, planeta dedicado única e íntegramente para su explotación minera. Tras un accidente en la plataforma de lanzamiento, sus padres pusieron a salvo al muchacho depósitándolo en la nave, conviertiéndose en su hogar.

Se hizo a la nave, se hizo a su compañero y maestro Pitágoras y se hizo a una voz, la voz de Dama.

Dama tenía la voz de una niña que tenía también 8 años y así, siempre con él, la voz fue cambiando igual que cambiaba Líder. Fue creciendo y madurando igual que crecía y maduraba Líder.

Los 12 años pasaron. Durante todo ese tiempo, Líder fue instruido en un sinfín de materias. Llegando a la edad de los 20 años, éste disponía de una capacidad intelectual muy superior a la de otros humanos, seguramente. Sobre todo se le facilitaron conocimientos en los que se viera extravagantemente desarrolladas capacidades intuitivas, capacidades para la investigación y desarrollo, en definitiva una capacidad de cognición elevada a la máxima potencia.

Su cometido era ser “El detective”. El mejor detective.

Siempre inducido y aconsejado por su compañero de viaje Pitágoras y su amiga del alma, Dama, se instaló en un planeta, aprendió la lengua autóctona y se adaptó a toda la humanidad


Su oficio le permitió ir de planeta en planeta, cada caso que resolvía, le daba la fama que necesitaba para poder dar otro salto a otro planeta, otro salto para llegar a las empresas capitalistas que solicitaban sus servicios, y cuando no eran grandes empresas, eran gobiernos. Desfalcos, mafias, espionaje industrial, asesinatos.  Líder consiguió llegar a los lugares más recónditos, a las profundidades, a los conocimientos ocultos, espeluznantes secretos, inventos y descubrimientos científicos, todo ello, sin él darse cuenta, ni saberlo todavía, estaba siendo el “espía” perfecto.

Si, esa era su misión, allí dónde anduviera, sus nano-chips captaban toda la información necesaria para transmitirla mediante “pulsa-luz” a la Tierra. 


Los habitantes de La Tierra ahora sabían, después de 10 milenios, cómo eran y en que se habían convertido sus congéneres después de haber abandonado el planeta.

Lo sabían todo.

Esto fue lo que Líder tras la clave “me llamo tierra” comenzó a descubrir. Comenzó a recordar, y por momentos pensó en desmoronarse por no saber qué sentir, finalmente se alegró infinitamente, recordó a su madre, su madre estaba viva, seguramente!






Tras los pocos segundos en los que Líder recobraba toda su vida, el pasado de su vida,  Bufón le dijo:

-Sígueme…

Y Líder… recordó a Dama.

Quién es Dama, sino que una voz enlatada, programada, que conversaba con él durante más de 20 años?

Muy pronto

3 comentarios:

irene rios perez dijo...

son preciosas tus cajitas Yo me dedico a las letras pero me necanya el arte y la creatividad.Enhorabuena.
Permiteme que te enlace.Asi a través de mi blog podran verte otras personas.
Un saludo.

Creatividad y Artesanía dijo...

Ejem! Es muy tarde y me he perdido varias veces por tu relato prometo leer lo en horas mas lucidas...Tus cajas como siempre fantasticas!
Besos
Mamen

Gadirroja dijo...

Me ha encantado esa nave llena de fantasía, por un momento la imaginé a semejanza de los bonitos cajones de tu creación. Besos!